Amoribundo: Fragmentos

El ejercicio de la verdad

Es el ejercicio de la verdad
Se desmantela la cárcel del ser
Hierro es la sombra
Que desconstruye las formas.

Es el ejercicio de la verdad
Laberínticas voces del pensamiento
Sonámbula la piedra
De los brazos que intentan tocarte.

Es el ejercicio de la verdad.


Viajes desde un cuadro inolvidable

Busco, busco
En la brújula, en la arena
En el furor de los girasoles
Azotados por un viento amarillo.

*  *  *

Venecia es como un puente
De antiguas comarcas
Como dedos tramando en el óleo
El paisaje de mis días cansados.

*  *  *

El puente que conduce donde nada conduce Donde todo induce y confluye 
Al puente que conduce.

*  *  *

El día de los cuervos
O del aire violeta sobre el campo
De los huesos pulverizados
Sobre los escombros del fuego vigía.

El día del silencio
O del cielo cerrado sobre el cuadro
De los cristales aniquilados
Sobre la razón cuando se consumía.

*  *  *
Sobre la semilla del dolor
Una naturaleza antinatural

Sobre la angustia del resplandor
Un espíritu sobrenatural

Incontenible océano de furia viviente
Te fuiste para no asolar 
Las raíces de este mundo.

*  *  *

Qué reveladoras las tormentas
Que retuviste en tus manos

Y habías conocido el polvo de la gracia
Espero lo recuerdes como una vieja historia
De herraduras erradas.


Los rostros de un poema

La contención de una luna dormida
El espejismo del fulgor innato
Los agujeros de mi rostro cansado
La inquietante razón del dolor.

El manifiesto sentido de los sentidos
La perpleja comunión de las estrellas
Lo irresoluto de los caminos aparentes
La necesaria voluntad eterna.

El insondable misterio de los ojos
El presagio de las luces verdaderas
La insaciable atrocidad de los abismos
Lo tormentoso del sueño y del recuerdo. 

La insipiente profundidad del mar
El inconmovible movimiento del alma
Los espejos que en los vivos relumbran
El estacionario rincón donde el mundo nace.